¡Deme mi cupo camarada!, por Tulio Ramírez

Dakazo académico

La imaginación sin probidad es perversa. Ante las parlamentarias, el gobierno tiene el sol a sus espaldas y el saco sin dólares que repartir. La búsqueda de un Dakazo salvador lo encontró en la asignación de cupos en las universidades. Llamó a un registro nacional de bachilleres con la promesa de incorporarlos a todos, violentando la Ley de Universidades

La verdad es que en política pareciera que todo se vale, sobre todo si los que la llevan adelante son expertos en manipulación, propaganda, demagogia y mentiras para acceder o conservar el poder. No estamos hablando solo del presente, ojo. Los partidos que se rotaron en el poder durante la llamada IV República, también eran expertos en demagogia y promesas falsas para acceder o no soltar la silla de Miraflores.

Recordamos las famosas planchas de zinc y los sacos de cemento que se repartían en los Barrios populares para ganarse el favor de las mayorías, sin dejar de mencionar la recurrente promesa de meter en cintura a especuladores y corruptos. Pero nada jalaba más el voto que llenar los ministerios de compañeros de partido.

El clientelismo siempre dio réditos que se cobraban el día de las elecciones. Había que darle un cargo al compañerito, aunque sea de ayudante del ayudante del mensajero del Director o de aseador del lado izquierdo del pasillo del piso 3, porque el cargo para limpiar el lado derecho era una cuota del otro Partido y eso había que respetarlo. Algo es algo y favor con favor se paga, como diría el compañero Secretario de Organización.

Nadie se podía imaginar en 1998 que la alternativa chavista iba a hacer de la tan criticada demagogia populista, su mejor y más refinada herramienta para ganar voluntades. Se convirtieron en expertos vendedores de ilusiones y la primera ilusión fue la promesa de una sociedad socialista justa y solidaria que, como en el caso cubano, nunca se concreta y siempre se está en tránsito hacia ella.

Quizás la figura que mejor describe esta situación es la del cochero que valiéndose de una zanahoria delante del caballo, lo obliga a marchar con la ilusa esperanza para el explotado equino, de alcanzar algún día el alimento anhelado. Esta ilusión se refuerza cada cierto tiempo, pero también cada cierto tiempo se justifica que no se haya llegado a la meta prometida.

Siempre se culpará a un tercero, llámese el imperio, la guerra económica, JJ Rendón, Uribe, la CIA, la burguesía apátrida, los medios de comunicación, el Twitter, Dólar Today, Bush padre, Bush hijo, Bush espíritu santo, los paramilitares colombianos, la oposición y pare de contar.

Con el cuento del Bloqueo y la inminente invasión yanqui, los cubanos llevan más de 50 años pasando aceite y en tránsito hacia la tierra prometida del socialismo, es decir tras la zanahoria.

Pero mientras en Cuba el caballo anda a foetazo limpio porque no hay elecciones, en Venezuela se le da paja y agua cada cierto tiempo, sobre todo si hay cerca un evento electoral.

Primero fueron las Misiones Educativas con Becas incluidas, luego los Barrio Adentro con todo y médicos cubanos, los viajes a Cuba para operarse las cataratas y hacer turismo subsidiado, el placet para ocupar edificios, fincas productivas y fábricas, luego la repartición de viviendas aunque sin título de propiedad, más tarde el remate a precio de gallina flaca de automóviles chinos, aunque reservados más para los militares que para los civiles, hasta llegar al Dakazo en 2013.

Total un populismo a realazo limpio gracias a los altos precios del petróleo. Pero como dice el gran filósofo portorriqueño Héctor Lavoe, nada dura para siempre. Los reales se acabaron y tienen que echar mano de Dakazos más baratos porque por allí vienen unas parlamentarias que de perderlas, obligarán a más de uno a movilizar cuentas y familia.

La imaginación sin probidad es perversa. Ante las parlamentarias, el gobierno tiene el sol a sus espaldas y el saco sin dólares que repartir. La búsqueda de un Dakazo salvador lo encontró en la asignación de cupos en las universidades. Llamó a un registro nacional de bachilleres con la promesa de incorporarlos a todos, violentando la Ley de Universidades que le atribuye a los Consejos Universitarios la potestad de definir la cantidad de plazas para el primer año y el mecanismo de selección.

En vez de recomendar mecanismos de admisión, tal como lo dice esta misma Ley, el gobierno impone de manera unilateral la asignación del 100% de los cupos, a través de un mecanismo ilegal, injusto y poco transparente. Por ejemplo, se les otorga cupo a personas ya asignadas en procesos anteriores, quitándole oportunidad a los que optan por primera vez.

Por otro lado se excluyen a bachilleres con elevados promedios de notas solo por pertenecer a los estratos A y B de la población. Tal despropósito es debido a que las puntuaciones por condición social son más altas en la medida en que esta sea más precaria. Así entonces un bachiller con 20 pero perteneciente a un alto estrato socioeconómico aportará a su Índice de Asignación la misma puntuación que uno con promedio de 14 pero perteneciente al estrato D.

Esto hace que en el caso de algunas carreras de la UCV, bachilleres con promedios de 15 ocupen los primeros lugares y otros con 18 y 19 hayan sido asignadas después de haberse distribuido el 60 y hasta el 70% de los cupos, sin mencionar los que quedaron fuera teniendo altísimos promedios, como se ha denunciado en innumerables oportunidades a través de las redes sociales.

Al final lo que se privilegia, por encima del talento, es la condición socioeconómica entre otras variables no académicas. Estos premios y castigos por la condición social es una injusticia por el medio de la calle. Una universidad exigente y seria debe captar a los más talentosos sean de la condición socioeconómica que sean.

Al caer la tarde este atropello a la autonomía universitaria y el consiguiente enfrentamiento con las universidades autónomas, supondrá para el gobierno un bajo costo político, en comparación con las ganancias electorales que pretende obtener a través de esta medida populista. No por casualidad el mismo día que se anuncia al país este Dakazo académico, también se anuncia una Misión Vivienda para jóvenes entre 18 y 21 años. Deme mi cupo camarada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: