LA DIPLOMACIA DE LA CUMBIA


LA DIPLOMACIA DE LA CUMBIA

 

 

                Sigo sin entender la filosofía del bolivarianismo de Maduro y Cilia. Verlos bailar una sabrosa cumbia ante unos seguidores en una tarima de Caracas sólo me causó rechazo. Tremendo cinismo en un momento en que están siendo deportados colombianos, de una muy mala manera, producto de un cierre de la frontera en el Táchira decretado intempestivamente por Maduro.

Apelar a la fibra patriotera, siempre ha sido un viejo expediente de caudillos y autócratas cuando tienen el agua hasta el cuello. Lo hizo el inefable Cipriano Castro en el año 1902 y casi nos cuesta perder al país; lo hizo Galtieri en Argentina con las Malvinas en el año 1982 y las fuerzas militares argentinas fueron humilladas por las de Inglaterra. En ambos casos, sus promotores, fueron apartados del protagonismo político.

A Simón Bolívar y a Venezuela no se le puede entender sin Colombia. Rafael Urdaneta, si bien es oriundo de Maracaibo, toda su formación y nexos familiares los encontramos en la Nueva Granada.

La Campaña Admirable del año 1813 donde Bolívar reconquista el occidente de Venezuela, partiendo de Cúcuta, se pudo concretar por la ayuda del Congreso de la Nueva Granada y el apoyo nada despreciable de soldados colombianos. Hubo soldados emblemáticos, auténticos iconos del patriotismo nacional venezolano, como un Atanasio Girardot (1791-1813), que nacido en Antioquia se inmoló en la Batalla de Bárbula, en Naguanagua, Valencia, enfrentando al canario Domingo de Monteverde. El mismo Bolívar, impresionado por los servicios de éste bravo soldado a la causa de la independencia, decretó honores especiales para que el corazón de Girardot fuera enterrado en la Catedral de Caracas con la participación del pueblo.

No está de más decir que el gran proyecto político de Bolívar luego de haber alcanzado la Independencia fue la de construir un solo país entre Venezuela, Nueva Granada y Ecuador: la Gran Colombia (1819-1830), teniendo como capital a Bogotá. Estos elementales recuerdos de historia patria, común a Venezuela y Colombia, y que nuestros textos escolares exaltan hasta la saciedad, contradice la impolítica medida de cerrar la frontera binacional y crear un desastre humanitario en la misma.

La frontera colombo-venezolana es un universo vivo donde más de 5 millones de personas hacen vida. En realidad, es una tierra de nadie bajo el imperio del contrabando, los grupos irregulares y el narcotráfico, todo ello con la complicidad de las fuerzas del orden de ambos gobiernos, no ahora, sino siempre. Sólo que ésta crisis explota, por muchas razones. Una de ellas es el diferencial de precios de los bienes y en el tipo de cambio que han exacerbado la práctica del contrabando hasta niveles demenciales. Ya no sólo se trafica con la gasolina, sino que también se hace con los alimentos, repuestos para automóviles y medicamentos. El litro de gasolina cuesta 0,25 centavos de dólar en Cúcuta mientras que en Venezuela es de 0,005 centavos del dólar. El atractivo para delinquir a la luz del día y con la permisividad de todas las instituciones es algo irresistible.

Y finalmente, está el estruendo, el jugar irresponsablemente a un conflicto binacional, algo que por cierto el chavismo ya apeló en el pasado, para desviar la atención de una crisis terminal, la venezolana, que como nunca hoy parece estar prisionera de un desenlace esperanzador.

ANGEL RAFAEL LOMBARDI BOSCÁN

DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTORICOS DE LUZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: