DEPORTE Y REVOLUCION


DEPORTE Y REVOLUCION

 

Todavía hay gente que sigue creyendo que de verdad estamos en una “revolución” y que está germinando el “hombre nuevo venezolano”. Una caricatura reciente de Weil decía esto: “ya no somos de izquierda sino de cero a la izquierda”, esto como un dialogo entre dos camaradas desilusionados del proceso.

De “izquierda” son Pompeyo y Teodoro, demócratas convencidos y ejemplos modélicos a seguir como ciudadanos y políticos progresistas. Un hombre de izquierda procura la igualdad social, es decir la justicia y la oportunidad de conquistarla. En cambio los que se sitúan en la derecha política son hombres del sistema, defensores del status quo y los privilegios. No confundamos la jerga con las prácticas públicas y privadas de quienes hoy detentan el Poder. Evidente contradicción en todos los ámbitos de referencia en la diezmada Venezuela de hoy. Aunque detengámonos en el deporte, un ámbito con millones de adeptos.

De antemano hay que señalar, que la política deportiva en los tiempos de la “revolución” más allá de los slogans como aquel de la “Generación de Oro”, no es más que propaganda y adolorido fracaso. El deporte ni se ha masificado ni se ha vuelto más exitoso en logros internacionales. Los venezolanos en las Grandes Ligas triunfan porque son captados desde muy temprano por los busca talentos estadounidenses y terminan de pulir sus destrezas por allá en una aventura sin retorno. Garbiñe Muguruza, tenista en alza, sólo le debe a los cerebros de la política deportiva nacional, el hecho fortuito de que uno de sus progenitores y ella misma hayan nacido en Venezuela. Ante el dilema de jugar por España o Venezuela, no se lo pensó dos veces. La Vinotinto no da pie con bola, está empavada desde que nos hicieron creer que podríamos ir a un Mundial con jugadores que militan en clubes de clasificación mundial de segunda o tercera.

En los deportes que la “revolución” ha triunfado o apoyado como la Formula 1 con Pastor Maldonado es más fácil saber cuando éste va a chocar que cuando es capaz de concluir una carrera. Otro “deporte revolucionario” es el hipismo en donde los bolichicos con acceso indiscriminado a los dólares preferenciales se han hecho de purasangres de hasta 2 millones de los verdes tal como sucedió recientemente en Saratoga, Nueva York. Como un recordatorio agradecido, aunque irónico, de su muy progresista inversión, uno de estos boliburgueses, radicado en el Imperio para más señas, le puso a uno de sus purasangres el nombre de: SOCIAL INCLUSION.

La esgrima, otro deporte de la elite contrario al espíritu revolucionario, fue oro con Rubén Limardo en Londres 2012, luego de 44 años de espera. El éxito hay que atribuírselo a Limardo y sus entrenamientos en el extranjero, muy especialmente, en Polonia, donde estuvo viviendo.

Lo último, nos toca a los marabinos de forma directa. En el único espacio de esparcimiento público de valía, en los terrenos de la llamada Vereda del Lago II, se tiene planificado construir “un medio campo de golf”. Tamaña contradicción, no sólo porque se trata de un deporte elitesco, sino porque le quita un vital espacio a la ciudadanía y además es una bofetada en la cara a las comunidades sedientas de agua.

Dr. ANGEL RAFAEL LOMBARDI BOSCAN

DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTORICO DE LUZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: