EL GENERAL SIN NOMBRE


EL GENERAL SIN NOMBRE

 

 

Simón Bolívar fue un civil que devino en militar e hizo heredar la idea de que la Independencia (1810-1821) toda se la debemos a los uniformados de verde los cuales se han constituido en los custodios de una idea de patria hecha a su medida.

 

Los militares han mandado en el período republicano, tremenda contradicción, desde el Libertador hasta Hugo Chávez. Salvo el período que comprende de 1958 hasta 1998, 40 años, más o menos se les puso en cintura, a cambio de mimos y privilegios, y también porque el liderazgo civil se atrincheró alrededor de una institucionalidad que mal que bien se respetaba. El boom petrolero obviamente que también contribuyo al adocenamiento del sector militar.

 

Con los “revolucionarios” volvieron a protagonizar un regreso a la dirección efectiva de la nación constituyéndose en guardia pretoriana. Siempre se han sentido árbitros, ya sea para apuntalar un liderazgo o para contestarlo. Los niveles de compromiso institucional y profesional hoy son fuertes a pesar de años de ideologización ya sea favoreciendo la causa anti izquierdista o comprometiéndose con ella misma. Hoy todo el mundo habla de los militares como los salvadores de la victoria electoral del 6D en manos de los opositores.

 

Le atribuyen a Padrino López, actual Ministro de la Defensa, una alocución clave del Alto Mando Militar a las 10 pm del 6D que evitó el fraude por parte de un CNE obediente a los dictados de Miraflores. Padrino de villano pasaba a convertirse en héroe. Decimos villano porque en enero de éste mismo año decretó el “uso de la fuerza potencialmente mortal” en las protestas callejeras violentando olímpicamente la defensa de los derechos humanos consagrados en la Constitución vigente.

 

Yo no creo que Padrino se le haya volteado a la oligarquía socialista en el poder, sospecho más bien que hubo un “General Sin Nombre”, o varios, que cansados del despelote revolucionario decidieron no seguir siendo los celestinos armados. En Chile (1988) cuando inesperadamente ganó el NO: los militares abandonaron a Pinochet. Aquí y ahora está pasando algo parecido sólo que el malquerido es Maduro. Las tensiones y reacomodos se deben estar produciendo entre los que apoyan a un régimen contrario a la democracia y otros que procuran recuperarla. Padrino lo que hizo fue plegarse a sus compañeros de armas partidarios de respetar los resultados electorales. Lo contrario, pudo haber desatado un enfrentamiento de pronóstico reservado entre las distintas facciones que hacen vida en las fuerzas armadas que existen en el país, incluyendo a la Guardia Nacional Bolivariana junto a las policías, y agréguele, las milicias armadas chavistas.

 

Rocío San Miguel, experta conocedora de los militares venezolanos tiene ésta apreciación sobre su comportamiento en el evento electoral: 1. Los resultados del 6D no fracturaron a la FAN, como tampoco ocurrió en los eventos de los años: 1958, 1989, 1992 y 2002. 2. La FAN es una institución que continua siendo un factor isla para el liderazgo político, económico y social de la Nación. 3. Siempre se pliega a la opción real de poder. 4. La capacidad de reacomodo y continuidad es inmediata. Nunca muere el comando. 5. El relevo generacional es una impronta que oxigena la institución. 6. El pragmatismo priva sobre el idealismo. 7. Su gran temor es ser “árbitros” en problemas graves de orden público.

 

DR. ANGEL RAFAEL LOMBARDI BOSCAN

DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTORICOS DE LUZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: